Web 4.0: cómo navegaremos en un futuro. Inmersión absoluta, Inteligencia Artificial y Blockchain

Web 4.0: cómo navegaremos en un futuro. Inmersión absoluta, Inteligencia Artificial y Blockchain

Un nuevo Internet está al caer y pretende adentrar el internauta en el blockchain, en la Inteligencia Artificial (IA), en las criptomonedas… Hacer aún más partícipe al usuario de una manera más inversiva es el objetivo de los desarrolladores de la nueva generación de Internet basada en la contextualización de la información del individuo. Todo ello se traduce en un nuevo paradigma: la web 4.0.

Antes de nada, se debe tener en cuenta que aún no se han delimitado las funciones y cambios específicos que traerá consigo la renovación, o mejor dicho, evolución de la web 3.0. Entre esas posibles mejoras se encuentran las webs inteligentes interoperables controladas bajo el archifamoso, pero escasamente conocido, blockchain. Esta evolución pretende descentralizar el control del contenido a través de esta tecnología que emplea cadenas de bloques para gestionar la información en la red.

La versión web 4.0 cambiará la manera en la que interactuamos con Internet y con todo lo que ahí dentro hay. Se trata de un nuevo mundo online que nos costará interpretar dado que aún no contamos con las herramientas necesarias para adaptarnos al nuevo entorno digital liderado por una web altamente smart.

 

De lo semántico a los smart

La web 3.0 es la tercera generación de web semántica en el seno de World, Wide, Web (WWW). Sin embargo, el concepto y definición de lo que será la continuación web 4.0 no está definida puesto que aún no ha sido ejecutada, aunque ya se están dando los primeros pasos para ello.

Por otro lado, el término web 3.0 se acuñó en 2014 gracias a Gavin Wood, cofundador de Ethereum, que es el principal competidor de Bitcoin, aunque no es una divisa como tal sino más bien una plataforma de computación descentralizada, con el propósito de despertar en la población el sentimiento de que las nuevas web son más seguras y se puede confiar en ellas.

Sin embargo, el objetivo de la web 4.0 es ofrecer espacios web conectados, abiertos, personalizados a cada internauta y más smart. El blockchain, o cadenas de bloques, será el gran protagonista en su próxima evolución.

 

Características de la web 4.0: Interoperabilidad, blockchain, Smart web…

A pesar de que apenas se cuenta con información detallada acerca de cómo será el siguiente paradigma web, se entreven algunas características que podrían definir esta revolución digital. Se estima que en los próximos años, la inmersión del usuario en la web sea absoluta y necesaria para utilizar sus servicios:

  • Metaverso:

    lo virtual no es solo que esté de moda y en boca de todos, sino que, además, es el futuro de nuestra relación con el entorno digital. Este dominio caracterizará nuestro marco de actuación en un contexto virtual que ya ha dado sus primeros pasos en la red gracias al Internet de las Cosas (IoT) y que cuenta con un valor en el mercado de 7.000 millones de dólares. Gracias al Metaverso podremos disfrutar de experiencias únicas dentro de una web y cambiará el modo en que interactuamos y percibimos aquello que nos llega desde Internet gracias al Metaverso.

 

  • Personalización:

    a pesar de que actualmente los algoritmos hacen su trabajo personalizando cualquier búsqueda en la red, con la evolución de la versión 3.0 a la 4.0 sería todavía más integral puesto que se eliminaría el ruido de nuestras búsquedas, filtrando así unos resultados específicos a exploraciones concretas para contextualizar de una manera real la búsqueda de contenido en la versión 4.0.

 

  • Control y privacidad:

    el blockchain implementado masivamente en la web permitirá a los usuarios gestionar propiamente sus datos digitales y virtuales. Esto, a priori, puede parecer una gran ventaja dado que solo nosotros tendríamos el control sobre nuestros datos. Pero la otra cara de la moneda es la libertad que aparentemente garantizaría la web 4.0 cuando nos adentremos en ella dado que habría que designar un sistema responsable que gestione de alguna manera todos los datos que afloren en el blockchain en caso de conflicto.

 

De momento, no se conoce el amparo ni el impacto que tendrá el tratamiento de datos masivos, generalizados y privados en este entorno -a gran escala-, pero lo que sí es seguro es que quien quiera estar dentro de este sistema deberá ser “experto” en el entorno digital para poder experimentar todo el potencial que ofrece el blockchain y sus propias evoluciones.

 

  • Inteligencia Artificial (IA):

    A pesar de que la IA forma parte de nuestras vidas cotidianas, a veces la utilizamos sin que nos demos cuenta, por ejemplo, cuando hablamos con Siri o con Alexa o al probar cómo nos quedaría el maquillaje online a través de una fotografía tomada al instante.

 

En las próximas versiones web, la Inteligencia Artificial verá como todas sus aptitudes se despliegan en este sistema interconectado para ofrecernos velocidades de transmisión y transcripción de datos nunca vistas hasta ahora.

 

  • Web 4.0, una web hecha a medida para los cryptoactivos:

las criptomonedas se han convertido en las divisas de cambio más cotizadas en el entorno digital de los últimos años. Tanto ha sido así, que el desarrollo de la web 4.0 prevé que el dinero virtual sea la recompensa para quienes trabajan desde las entrañas de este sistema una vez desplegado y ejecutado al completo. Por tanto, las divisas virtuales tendrán un peso considerable y predominante en la nueva web donde nos tendremos que acostumbrar a que Internet ya es y será como un gran libro de contabilidad.

En definitiva, todas estas características están ya presentes en la tercera versión web. Habrá que esperar si continúan dentro de la tercera generación o si por el contrario se crea un nuevo paradigma totalmente inmersivo e innovador de la mano de la web 4.0.

Son demasiados cambios súbitos para que el internauta sea consciente de este cambio que se avecina. Aun así, probablemente el cambio sea paulatino para permitir al usuario adaptarse al nuevo estilo de vida del entorno digital.

 

Aplica la innovación web 4.0 al marco digital de tu empresa

Precisamente, la adaptación gradual y no repentina a nuevos apartados digitales es la opción más favorable para las corporaciones que desean adentrarse y actualizarse a los cambios del nuevo Internet. Sin embargo, dado que aún no se conocen los riesgos que podría entrañar, conviene que poco a poco los negocios incluyan nuevas mejoras digitales para sus clientes.

A los negocios que apuesten por ofrecer la inmersión en la nueva generación web (en realidad estaremos todos obligados), proporcionarán experiencias de usuario extremas y reales que favorecerán la integración de todos los internautas en un entorno digital cada vez más asentado en el real.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *