“Concept Store”: Evocación, vanguardia y exclusividad como estilo de vida

“Concept Store”: Evocación, vanguardia y exclusividad como estilo de vida

Desde hace unos años hasta ahora, la sociedad ha modificado sus hábitos de compra. El auge del comercio online o e-commerce ha puesto sobre aviso las tendencias que exige este sector para interactuar con el cliente. Es por ello que la digitalización del retail ha sido todo un éxito y, prácticamente, para que las empresas generen un mayor engagement y aumenten el número de ventas deben contar con un alojamiento web que les permita mostrar sus productos a su público potencial. Asimismo, el factor emocional y los sentidos continúan siendo un punto clave en el proceso de compra cuyo rendimiento ligado a las concept store está en auge y, por tanto, este tipo de establecimientos son un lugar de encuentro donde los clientes comparten inquietudes similares dentro de un espacio cuidadosamente seleccionado.

 

Los cambios efectuados por las marcas de acuerdo a la transformación digital del comercio convencional han permitido que en tan solo un “clicel cliente compre aquello que desee desde cualquier parte del mundo o sin salir de casa. Sin embargo, la experiencia de compra es uno de los factores más importantes que deben tener las marcas para congeniar con el cliente o usuario y al adquirir productos online, parte de esta experiencia, normalmente, se desvanece. A pesar de ello, el 53% de los consumidores percibe la experiencia de compra en el e-commerce como positiva mientras en las tiendas físicas ese porcentaje se reduce hasta el 18%.

 

No obstante, el comercio tradicional necesita evolucionar y revolucionar el mercado para ofrecer las mejores soluciones a las necesidades de los clientes y por ello, las tiendas físicas han vuelto -en realidad nunca se han ido– para quedarse. El cliente es ahora más exigente con sus compras y el nuevo consumidor necesita sentirse único frente a una marca.

 

A pesar de las exigencias del cliente a la hora de comprar un producto, el factor emocional y los sentidos continúan siendo un punto clave en el proceso de compra y en la propia experiencia de la misma. El cliente necesita palpar el producto en el que está interesado, necesita hablar con los responsables de la tienda para validar su confianza en una marca dado que de este modo los encargados del establecimiento aportan valor al cliente, por ejemplo, asesorando como experto al potencial comprador dado que necesita ser escuchado y aconsejado.

 

De todas maneras, cuando se acude a una tienda física los sentidos se agudizan para observar y juzgar lo que se tiene alrededor. Desde cómo está colocado un producto, hasta la posición del mismo, la entrada y salida de la tienda, el tacto de las cosas de alrededor, el tipo de iluminación, los colores, la música…Por tanto, el concept store es la respuesta y el futuro de las tiendas físicas. Este término responde a nueva forma de ir de compras donde un espacio comercial está rodeado de arte y cultura al ofrecer creatividades inspiradoras a través de la moda, la iluminación, la música o la tecnología. Es decir, en las concept store se busca complacer al cliente durante sus compras en un lugar de encuentro marcado por un entretenimiento único y exclusivo.

 

¿Qué es «concept store»?

Evocación, vanguardia y exclusividad como estilo de vida. Así se puede definir este nuevo concepto asociado a al marketing sensorial que persigue conectar una marca con todos los sentidos de los clientes. Es decir, buscar una reacción en el comprador. Pero, ¿cómo y cuándo surge el concept store? Para dar respuesta a esta pregunta hay que trasladarse hasta 1991. Ese año, el sociólogo Francesco Morace empleó tal término para describir una tienda sita en Milán a finales del siglo pasado a cargo de las hermanas Sozzani. A pesar de acuñar este término en los años 90, el nacimiento de este concepto data de 1955 cuando la tienda Bazaar de Londres introdujo un espacio donde las personas se reunían para leer, charlar y pasar un buen rato, además de comprar, que era la finalidad última.

En definitiva, las concept store son un lugar de encuentro donde compartir inquietudes similares dentro de un espacio cuidadosamente seleccionado para hacer sentir al cliente que se encuentra en un lugar único y exclusivo. Además, la creatividad es la base del éxito de las “concept store”. 

 

Precisamente, las tiendas concepto son espacios multimarca que reúnen una serie de ventajas:

 

  • Se trata de un concepto muy versátil y flexible dado que se puede adaptar a las exigencias de cada marca.
  • Son una hibridación de conceptos con los que se busca construir una comunidad de marca que acentúe la experiencia del cliente.
  • La decoración es personal, exclusiva y sensorial. Es decir, auténtica e inimitable.
  • Supone un cambio de paradigma orientado a la creación de espacios exclusivos que conecten con el cliente.
  • Permite que los clientes tengan una experiencia de compra completa y agradable.

 

Por tanto, las posibilidades que ofrecen las concept store son infinitas y cada empresa/marca debe determinar qué tipo de concept store desea desarrollar en sus establecimientos para que la experiencia de cliente sea única, eficaz y permanente en el tiempo.

En Vacolba ayudamos a las empresas a desarrollar estrategias de marketing y publicidad para que nuestros partners consigan sus objetivos con la mejor atención profesional y personal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.