Marketing Intelligence, el cliente en el centro del negocio

Marketing Intelligence, el cliente en el centro del negocio

Tiempo de lectura:3 Minutos, 37 Segundos

Hoy en día conseguir nuevos clientes, fidelizarlos y mantener los ya existentes no es una tarea fácil. En la actualidad, existe mucha competencia alrededor de un negocio. Pero en este contexto, el marketing está muy preparado para todos los imprevistos que pueda haber. En los últimos años, el mundo de la analítica de datos se ha transformado de una manera vertiginosa, y han aparecido nuevos conceptos como el Marketing Intelligence.

Debido al desarrollo del mundo digital, donde cada vez dejamos atrás lo tradicional para adentrarnos en lo online, los usuarios tienen, al alcance de la mano, información acerca del mercado y de los productos que les interesa. Esto les ofrece la posibilidad de pensar antes de tiempo qué acciones van a llevar a cabo, valorar su opción entre diversos artículos para finalmente embarcarse en una compra final. Y es que casi el 81% de los usuarios investigan o comparan un producto con la competencia antes de adquirirlo.

Sin embargo, el marketing sabe aprovechar toda la información que tiene sobre el cliente para realizar estrategias basadas en sus decisiones, es lo que se conoce como Marketing Intelligence. En el ámbito empresarial, estos procesos están cambiando constantemente. Aquellos negocios que ofrecen servicios y productos, como en Vacolba, disponen de un mayor número de datos que procesan y aprovechan para mejorar su negocio.

Cuando se emplea la información de comportamiento del consumidor se potencia la estrategia de una empresa. En el caso del Marketing Intelligence, el objetivo es poner al cliente en el centro, es decir, que todo gire en torno a él. Deben conocerlo, estudiar sus necesidades y saber cómo cubrirlas desde la empresa. Esto ayuda a las marcas a enfocar sus ideas para sacar el máximo beneficio. La mayor parte de las empresas son conscientes que los datos que poseen sobre sus clientes son una piedra filosofal para su estrategia empresarias, más aún cuando los negocios se esfuerzan por ser customer-centric, es decir, centrarse en el cliente.

Para el Marketing Intelligence, conocer al cliente es fundamental, y adquirir una visión integral sobre sus necesidades y su comportamiento les permite brindar experiencias, campañas y servicios adecuados para cada perfil de usuario. Pero más allá de los clientes, también estudia el mercado, el entorno, el sector empresarial, la competencia o los stakeholders de la organización, es decir, su público de interés.

La obtención de insights es una pieza primordial para construir mejores estrategias de mercado. Identificar los procesos que se producen en las organizaciones es clave para crear un comportamiento adaptado a las demandas de sus clientes; además de mejorar las ventas y la retención de usuarios.

¿Cómo aplicar el Marketing Intelligence en un negocio?

Llevar a la práctica el Marketing Intelligence y desarrollar una estrategia puede suponer un gran reto. Se necesita tener una visión global de todos los procesos que se van a llevar a cabo diariamente, para conocer todos los aspectos que son cruciales para una empresa. Sin duda, esta técnica trae consigo beneficios únicos como inmediatez y agilidad en las estrategias, conocimiento completo del consumidor, mejor segmentación de mercado y resultados eficientes debido a un incremento en las ventas.

Pero para llevar a cabo su correcta implantación hay que seguir tres puntos clave:

  1. Definir los KPIs

Para implementar el Marketing Intelligence es necesario comenzar identificando las variables que se van a analizar, es decir, los KPIs. Estos ayudaran a tomar mejores decisiones y aportaran información muy relevante para el negocio. Elegir correctamente los valores van a facilitar la interpretación de los datos.

  1. Establecer relaciones entre los datos obtenidos

Una vez se obtiene toda la información que aporta un interés a la empresa, es momento de analizarla y establecer relaciones entre los datos conseguidos. Para ello, es necesario el uso de herramientas con los que elaborar cuadros de mando, que permitan conseguir un análisis completo y eficaz. Un ejemplo de ello es Tableau, Qlik o Power BI.

  1. Interpretar los datos y definir la estrategia

Tras haber analizado los KPIs, la empresa comienza a extraer, tratar y visualizar los datos con un cierto criterio profesional para sacar el máximo partido a la información. Para ello, la empresa dispone de empleados con lecciones en análisis de datos. Su trabajo será aportar una visión clara la situación de la empresa para orientar sus próximas decisiones y así definir una estrategia de marketing exitosa.

 

 

 

 

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.