Social Shopping, el auge de las compras a través de redes sociales

Social Shopping, el auge de las compras a través de redes sociales

En los últimos años, la manera de interactuar, desplazarnos o comprar ha cambiado radicalmente. Atrás quedaron dispositivos como el teléfono fijo o las cabinas para comunicarnos a diario con nuestros familiares y conocidos, o incluso la acción de ir a una tienda física a hacer la compra.

Con la llegada de internet y de los smartphones, y la posterior globalización de las redes sociales se ha modificado la manera de vivir de la sociedad. Facebook, Instagram y Twitter han copado la vida de miles de millones de personas que aprovechan estos canales para mostrar al mundo sus experiencias o ver qué hace el resto de usuarios que los rodean.

Se han convertido en un enorme escaparate en el que, no solo sus usuarios “venden su vida”, sino que también ha sido aprovechado por muchas marcas para vender sus productos a través de ellas. Aunque parezca que las redes sociales están creadas para difundir contenido, fotografías u opiniones, hay muchas más oportunidades detrás.

El creciente uso de las redes sociales entre los jóvenes de la Generación Z o los Millenials está impulsando las compras que se realizan a través de este canal. El comprador actual ha cambiado. Ya no solo es más consciente del entorno digital en el que se encuentra, sino también de tener una experiencia de comprar personalizada y rápida.

Los usuarios se dejan llevar por los anuncios que publican las marcas en Facebook o en el apartado de “Explora” de Instagram, y estas pasan a realizar una atención adaptada. Gracias a los algoritmos, las redes ofrecen, a cada persona, contenido relacionado con la temática que más visualiza o de la que tiene más interés.

Esta combinación del e-commerce con las redes sociales se denomina Social Shopping, una costumbre adquirida durante la pandemia que no solo se ha consolidado, sino que se ha potenciado aún más. Las principales plataformas supieron valerse del aumento de las interacciones de sus usuarios para acelerar sus actividades en torno al comercio electrónico, facilitando así sus operaciones comerciales.

Sin embargo, no fue en ese periodo de tiempo cuando comenzó a desarrollarse. Todo comenzó en Facebook, en 2014, cuando se introdujo por primera vez el botón de “Comprar” en Messenger. De aquello a la actualidad, ha evolucionado bastante y ha inspirado a otras plataformas a seguir su ejemplo. En los perfiles de Instagram, muchas marcas etiquetan sus productos en los posts o stories para que sus seguidores puedan comprarlos directamente. Y, en Facebook, se ha incluido el apartado de “Market Place donde los usuarios venden sus productos; además de las propias tiendas.

La convergencia del contenido de entretenimiento y el comercio las ha convertido en un canal esencial y creciente para las compras online. Conociendo el contexto es fácil comprender la aceleración de las marcas que ven las redes sociales no solo como meros instrumentos para compartir y ver contenido, sino también como una extensión de la experiencia de sus propios productos.

Este fenómeno ha aumentado considerablemente en los últimos años. Actualmente, la cifra de ventas en redes sociales asciende a 492.000 millones de dólares en todo el mundo. Su crecimiento está impulsado por los dos grupos de edad, mencionados anteriormente, que, según el medio sobre información tecnológica, IT User, representarán el 62% del gasto mundial en el social shopping en tres años.

Además, se prevé que, para el año 2025, las ventas a través de redes sociales crezcan tres veces más rápido que las de comercio electrónico online y alcancen los 1,2 billones de dólares, siendo Facebook la plataforma principal para adquirir productos. Pero en este futuro, Facebook no va a tener ningún problema ni le va a costar superar ese reto. Según Statista, en España, en 2021, el 74% de los internautas emplean esta red social para realizar compras online, seguida de Instagram.

Nuestro país es el mercado ideal para desarrollar estrategias de venta orientadas a las redes sociales, ya que el 82% de los españoles utilizan Internet todos los días. Según el Estudio anual de eCommerce de IAB Spain, más de 16 millones de usuarios de entre 16 y 65 años realizan compras online. Si eso lo comparamos con la cifra orientativa en unos años, España va a ser un territorio en el cual el Social Shopping tome mucha fuerza. La venta a través de redes está en auge, y aún queda un gran camino por recorrer. La digitalización nunca dejará de sorprendernos.

 

 

 

 

Un comentario en «Social Shopping, el auge de las compras a través de redes sociales»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.