Redes sociales, el escaparate online de la sociedad

Redes sociales, el escaparate online de la sociedad

Es difícil encontrar una explicación consensuada de lo que son las redes sociales. Hay autores que se refieren a ellas como un conjunto de individuos que se encuentran relacionados entre sí o como un servicio que permite a los usuarios construir un perfil público o privado en el que comparten conexiones con sus seguidores. Aunque nos vamos a quedar con la definición de Javier Celaya que las describe como “lugares en Internet donde las personas publican y comparten todo tipo de información, personal y profesional, con terceras personas, conocidos y absolutos desconocidos”.

Con la llegada de Internet, ya hace algunos años, se generó un punto de inflexión en muchas civilizaciones. Se dio paso a una nueva manera de comunicarse con los demás en la que no se requería estar en la misma habitación. Como, por ejemplo, a través del correo eléctrico, de páginas webs o de los famosos foros. Poco a poco la interacción entre los usuarios empezó a ganar más fuerza rompiendo las barreras territoriales y culturales que existían hasta la fecha.

Como no podía ser de otra manera, dentro de este contexto surgieron las redes sociales, cuya aparición fue un completo éxito. La posibilidad de comunicarte con otra persona, de manera inmediata, sin importar el lugar en el que te encontraras y a través de un espacio virtual, revolucionó el panorama digital de la época; además de la vida de muchas personas.

¿Cuándo y cómo nacieron las redes sociales?

Si bien para muchos las redes sociales son un servicio moderno con una escasa trayectoria en Internet, lo cierto es que su origen se remonta a más de dos décadas. Actualmente están muy consolidadas en nuestras vidas y, para muchos son un medio de comunicación indispensable. Pero, también, es cierto que pocos usuarios conocen realmente cuándo nacieron las redes sociales.

Todo comenzó en 1997 con SixDegrees, la primera red social que apareció en nuestras vidas. Permitía a los usuarios crear sus propios perfiles y listas de amigos y compartir imágenes entre ellos. Destacaba por conectar a un usuario con cualquier persona que se encontraba en sus círculos sociales, a la persona más lejana a ellos o a la que se encontrara a tan solo seis pasos; como su propio nombre indica.

Su fin es muy parecido a muchas de las redes más usadas hoy en día. Sin embargo, estos canales primitivos aún estaban muy lejos de parecerse a las que llegarían en las próximas generaciones. Y aunque, el lanzamiento de este sitio web, no triunfó comercialmente, cimentó las bases de lo que hoy se conoce como redes sociales.

No fue hasta 2003 cuando apareció una de las redes sociales más usadas en el mundo empresarial; LinkedIn. En tan solo un año consiguió casi 100.000 usuarios y, con el paso de los años, fue evolucionado y creciendo tanto tecnológicamente como en su número de perfiles. Este último aspecto fue muy notable en 2010, año en el que alcanzó su boom llegando a los 90 millones de usuarios.

Desde que las redes sociales llegaron al mundo, las empresas vieron una gran oportunidad en ellas para conectarse con los clientes y dar a conocer su trabajo, sus productos y servicios o como una manera de aumentar sus ventas. En cambio, la sociedad, las adoptó como una ventana al mundo, es decir, una manera de conectar con diferentes personas, de diferentes sitios sin tener que desplazarse.

“Al dar a las personas el poder de compartir, hemos hecho del mundo un lugar más transparente”.  Mark Zuckerberg

Las redes sociales en la actualidad

Desde sus orígenes, hasta lo que conocemos actualmente como redes sociales, no han hecho más que aparecer nuevas redes en nuestra vida. Como, por ejemplo, el gigante de Facebook en 2004, Twitter en 2006, WhatsApp en 2009, Instagram en 2012 o la más reciente, TikTok en 2016. Todas ellas son algunas de las redes sociales más empleadas por los internautas en todo el mundo, junto con YouTube.  

Con el paso del tiempo, y los cambios sociales y tecnológicos, las redes sociales se han convertido en más que un medio de comunicación entre usuarios y empresas. Su evolución ha tenido tanta repercusión que no solo influyen en las conexiones sociales, sino también en la manera de hacer negocios. Esto se debe a que muchas marcas y nuevos emprendedores las utilizan para posicionarse y ser reconocidos.

A diferencia de hace un tiempo atrás, hoy en día, su uso no es exclusivo para jóvenes y adolescentes; también son utilizadas por otras generaciones de avanzada edad. Y es que, en enero de 2022, ya había más de 4.620 millones de usuarios en redes sociales en todo el mundo; un dato que continua en alza prácticamente a diario.

Es cierto que al igual que muchas herramientas digitales, las redes sociales tiene aspectos negativos como el exceso de información o de exhibicionismo o la falta de restricción de edad en muchos contenidos. Pero en su contra, tienen muchos puntos positivos como dar visibilidad a todos aquellos problemas sociales, ambientales o étnicos. Las redes sociales han favorecido el hecho de dar voz a colectivos minoritarios, además de generar una mayor comunicación e interacción entre sus usuarios, favorecer la información o eliminar las barreras culturales y físicas.

Todas las tecnologías tienen ventajas y desventajas, el problema está en el uso que le dé cada usuario.

En tan solo diez años, estos nuevos canales han supuesto una auténtica revolución en nuestras vidas, incluso han modificado los hábitos de mucha gente y el lenguaje. Su impacto ha abierto multitud de campos de estudio sobre la privacidad, el uso por parte de menores o de adolescentes, la identidad, etc.

Un aspecto que es bastante evidente es que las redes sociales no son una moda pasajera, es algo que desde que llegó a nuestras vidas ha cambiado nuestra realidad social y económica. Esto se ve reflejado en el crecimiento que estas tienen día tras día, la aparición de nuevas redes o la incorporación de novedades en los canales ya existentes. Las redes no hacen más que adaptarse a las necesidades que van teniendo sus usuarios.

Para conseguir buenos resultados en redes sociales, las empresas deben manejarlas de una manera más profesional para sacar un mayor partido a su uso. Por ejemplo, en Vacolba, disponemos de un departamento de comunicación que gestiona las redes sociales algunos de nuestros clientes. Defendemos que el éxito de las redes se verá reflejado en la calidad y en la constancia de nuestro trabajo, todo ello gracias a un correcto plan social media.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.